Educar desde la empatía.

Educar desde la empatía.

felicidad

Convencí a alguien que quiero mucho a escribir para el blog.

Un artículo de Maité Senabre, inspirado en el libro La empatía es posible por Anna Carpena.

La empatía es “la capacidad de captar lo que otro piensa y necesita y la conexión sincera con su sentir como si fuera propio, [...] sintiendo a la vez el deseo de consolar y de ayudar. [...] Significa salir del propio yo para abrirse a los demás”. (Anna Carpena)

Feliz

Educar desde la empatía supone acoger a l@s alumn@s tal y como son, con sus problemas y virtudes, con sus buenos y malos modales, con su procedencia étnica, social y económica, con su orientación sexual, con sus propias ideas. Como decía, acogerlos tal como son, sin juicios de valor, desde un punto de vista humano, tierno, empático.

Aunque sea un símil muy utilizado, esto nos ayuda a situarnos mejor. Lo que vemos de una persona es sólo la punta de un iceberg. De las demás partes del iceberg puede que conozcamos algo o quizás nada. No lo olvides.

No significa que se deban permitir las faltas de respeto, pero sí que entendamos que durante la etapa educativa desde la niñez a la adultez, las personas atravesamos una serie de cambios biológicos, psicológicos y sociales que nos formarán como futuros adultos. Estos cambios pueden ser desconcertantes y sobre todo, desestabilizantes. Por tanto, no siempre estaremos preparados para responder de manera serena a ellos. Sin contar con las exigencias sociales a las que nos enfrentamos.

Las clases magistrales para niñ@s y adolescentes deben pasar a la historia, son obsoletas y no se adaptan a las necesidades sociales de nuestro momento. L@s docentes no deben ser transmisores de información, sino colaboradores en el proceso de aprendizaje, enseñando técnicas para aumentar la plasticidad neuronal y las capacidades de l@s alumn@s.

La  implicación de l@s docentes debe ser desde la empatía, comprendiendo los intereses de l@s alumn@s, entendiendo que hay múltiples inteligencias y ayudando a potenciarlas. En definitiva, dejando que experimenten y vivan su aprendizaje como algo que tiene sentido para ellos y no como algo que “tiene sentido” para nosotros. Porque a fin de cuentas ¿Qué tiene más sentido/valor en la vida?

Nina-riendo-feliz-619x346.jpg

Si somos capaces de ponernos en su lugar y entendemos que cada persona tiene un pasión, estaremos en el camino correcto. Eso es empatía.

Aquellos que dicen que soy una soñadora, sólo les digo: manos a la obra. Esto es posible. Pero como todo, existen dos caminos: el fácil y el que supone más trabajo (que no más difícil). 

Te animo a intentarlo y conseguir poco a poco una sociedad más feliz, que se dedique a lo que más le gusta, sin presiones, exigencias, competitividad, con mucho amor y empatía.

 

 

 

Tocados Naturales

Tocados Naturales

GoodBye Things by Fumio Sasaki

GoodBye Things by Fumio Sasaki